De vuelta de Flic!

Como ya os comentamos, la pasada semana estuvimos en Flic!, la Feria del Libro Independiente en Cantabria, y queremos compartir con vosotros nuestra experiencia e impresiones, además de alguna anécdota de las que nunca faltan.

La oportunidad de acudir surgió a través de María José de Acuña (secretaria de la feria), Javier Fernández Rubio (periodista y editor de El Desvelo, editorial cántabra) y Jesús Ortiz (editor, director de la feria y miembro de la asociación Aletheya, impulsora del evento). Decidimos asistir junto a otras diez editoriales, por aquello de aunar esfuerzos tanto humanos como económicos. En nuestra caseta (pequeña pero monísima, oiga) podían encontrarse los libros de Ya lo dijo Casimiro Parker, Aristas Martínez, Rayo Verde,  Ediciones Ambulantes, Ediciones Algón, Zoográfico Diseño editorial, L.U.P.I., Editorial Origami,  Jekyll & Jill,  Talentura, además, claro está, de los de LVR[ediciones.

Llegamos a Santander el miércoles por la tarde y lo primero que hicimos fue ir a echar un vistazo a la Plaza Porticada, donde tendría lugar el encuentro. El jueves por la mañana comenzamos a montar el chiringuito: recepción de cajas, elaboración del inventario, marcado de precios, colocación del stand… Saludos varios y presentaciones, a comer rápido e inauguración de la feria a las cinco con su correspondiente visita de las autoridades. La gente comenzó a fluir por las jaimas y realmente nos sorprendimos de las ventas que realizamos.

En el fondo de nuestro corazón esperábamos vender todo y más pero la parte más racional de nuestros cerebros (aunque pequeña) nos decía que íbamos a vender cuatro libros. Santander es una ciudad conservadora y al fin y al cabo a nosotros, los pequeños, no nos conocía nadie. Pero para eso precisamente se había montado la feria: para que los lectores cántabros descubrieran y tuvieran acceso a editoriales, autores y títulos que no pueden encontrar habitualmente en sus librerías. Objetivo conseguido. Uno de los comentarios más escuchados fue la diversidad. “¡No hay dos casetas que tengan los mismos libros!” De eso se trataba, de bibliodiversidad. Flic! parecía una reserva natural de fauna y flora exótica y en cada rincón podías descubrir una nueva maravilla.

Además de las casetas hubo todo un abanico de actividades en torno al libro y la edición independiente: mesas redondas, talleres infantiles, presentaciones de libros, entrevistas radiofónicas, exposiciones… y siempre con numeroso público.

Taller de edición de libros para niños

Aprendimos mucho. Tuvimos la oportunidad de charlar con magníficos editores, libreros, escritores… Una experiencia enriquecedora en la que también pudimos tomarle el pulso al lector en las breves conversaciones que pudimos mantener con ellos en la caseta: “Ya era hora de que se hiciera algo así”, “¿Qué significa eso del ‘libro independiente’?”. Se palpaba el interés y en ocasiones incluso la sorpresa ante el descubrimiento de un universo nuevo más allá de los bestsellers.

De hecho, los libros más vendidos de nuestra caseta fueron precisamente los que más se alejaban del tópico: libros primorosamente editados con ilustraciones y detalles artesanales (Del Enebro, Jekyll&Jill), libros encuadernados a mano (Las Derrotas, Zoográfico editorial), libros que no parecen libros (2000mg, Zoográfico Editorial), libros de editoriales independientes que han recibido premios (Todo está tranquilo arriba, Rayo Verde), o un ensayo político del siglo XIX recuperado (Los males de España, Algón Editores).

Aparte de los más vendidos, no dejaremos de mencionar al más demandado (y aquí viene la anécdota): Un simpático señor nos visitaba cada día para preguntarnos si teníamos algo de Rainiero de Mónaco.

.

En resumen, Flic! ha sido una fantástica experiencia que esperamos poder repetir en sus siguientes ediciones.

Muchas gracias a todos los compañeros editores que confiaron en nosotros y pusieron sus libros en nuestras manos para hacerlos llegar a un nuevo público, en especial a Víctor e Isabel de Jekyll&Jill que nos hicieron compañía y se ocuparon de la intendencia durante el fin de semana.

Gracias también a la organización que nos trató de maravilla y nos ayudó en todo lo que necesitamos y a todos los que se pasaron por nuestra caseta y se interesaron (compraran o no) por lo que les hemos ofrecido.

Y gracias también al cielo, que nos permitió una breve y nubosa hora de playa el último día a última hora como recompensa por todo el trabajo realizado.

Un pensamiento en “De vuelta de Flic!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s